Secretos Para Desarrollar Tu Potencial Como Atleta

Treinta y seis años han transcurrido desde que mis padres me inscribieron en mi primera clase de natación. Para mi, la simbiosis con el agua vino de manera natural. Desde mis primeras brazadas me sentí cómodo en el medio acuífero.

Como atleta joven avancé rápido, aunque físicamente no tanto. Desde muy pequeño aprendí que si quería derrotar a otros niños mucho más altos y fuertes que yo, debía trabajar más fuerte que todos ellos y ser mejor técnicamente. Una vez esto arraigó en mí, alcancé un progreso vertiginoso.

Pasaron los años. Compitiendo en numerosos eventos internacionales, conocí a muchos atletas dedicados y enfocados en lograr su carrera ideal; aquella carrera perfecta que los definiría como atletas. Muchos de ellos lograron ese objetivo.

Ahora como deportista máster vuelvo a observar en muchos deportistas adultos esa dedicación que caracterizó a muchos amigos y amigas que se convirtieron en estandartes de la excelencia en sus respectivos clubes y países. Añadimos a eso la camaradería que se vive en los eventos masters y logramos mezclar elementos que a cualquier atleta lo dejarían impresionado.

En la comunidad máster reina la disciplina con la que crecimos los atletas ochenteros. No es tanto así para las últimas generaciones que han pasado por nuestro deporte. ¿Será por las tantas distracciones que hoy día existen?, o ¿será por la escasez de incentivos que los gremios deportivos ofrecen a esos atletas? No sabría decirles con exactitud. Lo que sí sé es que una vez un verdadero atleta fija su mirada en un objetivo, requiere casi de un evento sobrenatural para desviarlo del camino hacia su meta.

Como entrenador observo como niños y jóvenes con un talento sorprendente se quedan cortos de desarrollar su potencial, aún cuando sus entrenadores nos empleamos a fondo para inculcarles una sólida ética de trabajo y las bases para la excelencia. Es muy común escuchar a atletas jóvenes hablar de marcas que quieren lograr, pero sus acciones en el agua no corresponden a sus muchas veces abultados deseos.

Nuestro deporte es exigente. No todo atleta nace con la capacidad de lograr un equilibrio perfecto entre cuerpo y mente para sobrepasar los rigores de entrenar día tras día mirando una línea negra por interminables kilómetros. Lo que a muchos de ellos y ellas les falta es una actitud ganadora; saber eliminar el miedo y dedicarse con un completo enfoque a la obtención de un objetivo.

Si eres un(a) atleta con metas bien definidas y entiendes que para alcanzar esas metas debes hacer sendos sacrificios; aleja todo foco de distracción, trázate metas a corto, mediano y largo plazo, lleva un diario de entrenamientos, consulta de vez en cuando con un psicólogo deportivo, exije a tu entrenador una preparación más específica que permita un mejor desempeño en tus carreras y verás como, en poco tiempo empezarás a cosechar los frutos de tu esfuerzo.

Que tengas buen viaje atleta. No olvides que en tu camino habrán obstáculos que vencer, pero que al vencerlos ganarás una identidad más sólida que te permitirá escalar peldaños en tu travesía. Al final estas vivencias serán lo que te dará las bases para un desempeño excelente y la eventual obtención de todas y cada una de tus metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>